Comerciantes sin control invaden banquetas

el

Comerciantes sin control invaden banquetas

-Se adueñan de los espacios exponiendo la vida de los peatones

Por Rosa I. Melo

Totalmente descontrolados se encuentran los comerciantes tanto fijos como semifijos, ya que bajo el argumento de que pagan piso y cuentan con recibos para probarlo, tienen derecho a invadir las banquetas de la ciudad, sin importar que con ello expongan la vida de los peatones que transitan por ellas, principalmente los días domingos, que es cuando se registra mayor afluencia ciudadana.

Y es que los fines de semana, pasillos y banquetas lucen invadidas en más del cincuenta por ciento de este espacio, convirtiendo en una verdadera odisea el tránsito por dichas vías.

Sin embargo, los comerciantes semifijos no son los únicos que se apropian de las vías públicas, ya que a esto se suman vendedores con establecimientos fijos, los cuáles se extienden frente a sus negocios, siendo común ver mercancía exhibida en aparadores, estructuras que obstruyen el paso libre del peatón, alegando estos pequeños empresarios que de no ponerse ellos, otros vendrán a invadir el frente de sus establecimientos, ya que no existe un control, y todos hacen lo que quieren.

La señora Concepción, quien diariamente acude a la zona comercial y mercado a comprar los productos que utilizará en la comida de su familia, dijo:” Es difícil caminar por las banquetas y cada día son invadidas por vendedores, ya que no cuentan con una área adecuada aquí en el centro para vender, además afecta la imagen de Cerro Azul y representa un peligro sobre todo para las personas como yo, ya entradas en años”.

Pasa el tiempo y la situación cada día es peor, si bien no hay fuentes de trabajo, lo que ha ocasionado el aumento de comerciantes informales que tienen que mantener a sus familias, sin embargo también afectan la circulación de la ciudadanía que tiene que caminar por el arroyo vehicular y esquivar en la avenida Independencia a los automóviles, para no ser atropellados al acudir a la zona centro.

Comentarios