Voluntarios en el olvido

el

Voluntarios en el olvido

-Socorristas arriesgan sus vidas sin esperar ni recibir nada a cambio

Por Mario Herrera Rocha

Aunque no siempre se les reconoce ni se les gratifica, los socorristas voluntarios son como ángeles que salvan vidas en casos de accidentes, desastres naturales y otras eventualidades que se registran cada día en una amplia zona que se extiende desde el municipio de Ozuluama hasta Temapache, incluyendo la Sierra de Otontepec, la Brecha Huasteca y parte de Tamiahua.

Integrantes de organismos como Cruz Roja, Cruz Ámbar, Comando de Emergencias Médicas (CEM)  y Comisión Nacional de Emergencia  (CNE) brindan auxilio a quienes lo necesitan, en ocasiones como héroes anónimos, pues las personas a las que rescatan generalmente no saben quiénes las salvaron de la muerte.

“No esperamos un reconocimiento público, pues el sólo hecho de ayudar a alguien representa nuestra mayor satisfacción”, expresa el Comandante de CNE, David Florencio Cruz, quien asevera que al no contar con subsidios oficiales deben invertir sus propios recursos.

Sin embargo, a raíz de los cambios en las leyes mexicanas, la responsabilidad de los voluntarios es muy grande, ya que en ocasiones adquieren el status de primer respondiente, por lo que tienen que seguir el protocolo que indica el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Nuestra organización exige disciplina y capacitación, por lo que acudimos regularmente a prepararnos”, añadió David Florencio, quien reveló que, aun cuando pocos se acordaron que el pasado martes 5 se celebró el Día Internacional del Voluntariado, ellos están dispuestos a seguir exponiendo su integridad a cambio de la de los demás.

Comentarios