Ruiz Cortines zona roja de Xalapa

el

Ruiz Cortines zona roja de Xalapa

-Prostíbulos operan en la clandestinidad

Por Juan David Castilla Arcos

La luz roja ilumina las fachadas de los prostíbulos. Más negocios de este giro han abierto sus puertas, sin ninguna regulación por parte de las autoridades. Esto ha sido notorio en las arterias vehiculares más importantes de la ciudad, sobre todo en la avenida Adolfo Ruiz Cortines.

Anteriormente, hace unos diez años, estos establecimientos no eran tan visibles. Se localizaban en calles poco transitadas, en zonas alejadas al Centro Histórico. Esos lugares eran conocidos cerca del mercado La Rotonda y en colonias como Progreso y Rafael Lucio.

Las precarias condiciones de seguridad han obligado a sexoservidoras y sexoservidores a abandonar las calles y trabajar en casas de masajes. En un recorrido nocturno fueron contabilizadas al menos cuatro casas de citas visibles en Ruiz Cortines.

Una de ellas es azul con blanco, de tres pisos. Tiene portón en su cochera y aún costado se observa el número 1380-A. Sólo una vivienda divide al centro de citas de un conocido club nocturno, dónde abundan mujeres extranjeras, expertas en pole dance o baile en tubo.

Allí, las chicas venezolanas, argentinas y de otros países cobran entre 200 y 300 pesos el privado, un cuarto oscuro donde las chicas bailan personalmente a los clientes durante tres o cuatro minutos que dura una canción.

Ellas se desnudan y en ocasiones permiten a sus clientes que las toquen; sin embargo, no hay coito ni sexo oral.

LATINAS HOT

A menos de diez metros de distancia, mujeres piden la misma cantidad de dinero a cambio de sexo oral o coito. Los focos rojos se observan frente a un centro de terapia respiratoria, conocido como unidad de asma. Más adelante, con dirección a la carretera Xalapa-Banderilla, se observa una lona negra con letras blancas: “Latinas hot #2808”.

Cuatro luces rojas acompañan al letrero, colocado sobre una fachada blanca, que luce color rosa por la iluminación.

El prostíbulo está arriba de una vulcanizadora -abierta por la noche- a la altura de la colonia Obrero Campesina. “Se solicitan chicas de amplio criterio”, se lee en otro establecimiento con número 1607.

Se puede apreciar una fachada azul y ventanas con pintura negra escurrida, para impedir la vista al interior.

La otra casa de citas fue localizada en el domicilio número 1304 de la misma avenida. Junto al bar El Tequila, frente a la gasolinera de la curva, se observan unas escaleras iluminadas con una luz del mismo color.

MENÚ DE SERVICIOS SEXUALES

Marco Lozada, de 66 años, es propietario de un bar en la avenida Ruiz Cortines y acude al club nocturno por lo menos una vez al mes. Sus amigos son clientes potenciales del lugar conocido como Gato Negro. En cada visita, pagan uno o varios privados con la mujer de su preferencia.

Cuenta que hay chicas rubias, morenas, altas, delgadas y de rasgos latinos. “Variedad para escoger”. También ha acudido a las casas de citas, pero no con frecuencia, pues considera “inapropiado” y “denigrante” tener que pagar por sexo.

Recuerda que en esos lugares pagas 30 pesos por entrar y observar a todas las mujeres disponibles. Los clientes deciden si eligen un servicio o no. Para ello, te hacen llegar una carta –similar a cualquier menú de un restaurante–, donde se detalla cada uno de los servicios. Encuentras sexo oral, “raspaditos” y hasta sexo anal. Dependiendo de la chica y el tiempo de la relación sexual es el precio del servicio.

NIÑAS, SOMETIDAS AL SEXOSERVICIO

Lo más grave es que en esos burdeles se ha detectado la presencia de menores sometidas a trabajos sexuales. Al menos así lo revela una investigación realizada en 2014 por los académicos Rosío Córdova Plaza y Emilio Espronceda Hernández.

Su estudio también muestra que esos negocios simulan ser bares o restaurantes para operar con el aval de las autoridades municipales. Los prostíbulos, que no son públicos o visibles, son meramente clandestinos.

“Desde ese entonces (hace tres años que se hizo la investigación) la prostitución no era condenada en el Municipio. De hecho, la Constitución Mexicana no prohíbe la prostitución, no lo considera delito, lo que considera delito es aprovecharse de los cuerpos ajenos”, comenta Córdova Plaza.

A juicio de la aspirante a la Rectoría de la UV, su estudio no se centró en redes de trata y prostitución. Pero suponen que el problema existe.

La Subdirección de Comercio sería el área municipal encargada de regular la operación de dichos establecimientos.

Algunas mujeres se prostituyen de manera independiente y se anuncian en internet. “Escorts y putas Xalapa”, es uno de los sitios que aparecen en la web. Se puede ingresar mediante la liga: https://m.mx.mileroticos.com/escorts/veracruz/xalapa/.

MÁS DE 3 MIL PERSONAS SE PROSTITUYEN

La doctora en Ciencias Antropológicas cuenta que el mismo estudio permitió conocer cifras sobre el número de personas que se prostituyen en la capital del estado. 

En 2014, entre dos mil 500 y tres mil mujeres, hombres y transgénero vendían su cuerpo; sin embargo, actualmente la cifra es mayor, toda vez que el problema ha incrementado. El porcentaje de prostitución en Xalapa es alto, toda vez que equivale al índice que tiene España, uno de los países con mayor prostitución en Europa.

Los hombres trabajan principalmente de manera independiente; por su cuenta. Evitan exhibirse en las casas de citas.

26 BURDELES PÚBLICOS

A través de la investigación efectuada por profesores de la máxima casa de estudios del estado, se detectó la operación de 26 establecimientos de prostitución. Y es que en postes de luz, casetas telefónicas o cualquier pared de la vía pública, se observan volantes con información sobre el servicio sexual ofertado.

También la investigadora de la UV, Estela Casados González, ha alertado que el tráfico de mujeres es uno de los negocios más redituables del crimen organizado.

Por ello considera apropiada la existencia de leyes que castiguen a quienes pagan por diversión sexual con menores.

Comentarios