Más vicio y menos cultura

el

Más vicio y menos cultura

-Existen mil bares o cantinas y nada más 400 instituciones educativas en el municipio

Por Liz Martínez

Aunque los trámites comenzaron a ser más difíciles para poder establecer un negocio que expenda bebidas alcohólicas en el municipio, con anterioridad era muy fácil poder tener el permiso y más aún para poder venderlas las 24 horas del día, mientras que en contraste la implementación de una biblioteca sigue requiriendo mayor cantidad de trámites y el porcentaje se reduce a una sola en pleno centro y más de cinco bares instalados en el primer cuadro de la ciudad.

No obstante, el número de escuelas es menor a las cantinas al ser estas más de mil y haber nada más 400 instituciones educativas de todos los niveles y en promedio más de mil anuencias son las que había en la anterior administración, pero en realidad la cifra es mucho mayor, porque se sabe, por parte de los sindicatos de bares y cantinas que hay muchos negocios que trabaja en la clandestinidad.

Es sabido que en cuanto a las administraciones municipales respecta, si alguien se interesa por la apertura de algún bar, este debe cubrir los lineamientos básicos y será el presidente municipal en turno el que decida si se autoriza o no abrir otro negocio de venta de alcohol.

Se indicó que para poder vender toda la noche deben pagar 200 salarios mínimos, pero aunque era un estimado de 18 los negocios lo que con apoyo de cerveceras habían abierto un sitio en ese turno, lo cierto es que se les prohibió esa oportunidad por cuestiones de seguridad.

Pese a que una de las limitantes que encuentra alguien interesado en abrir una cantina es estar a más de 250 metros de un parque público, escuela o iglesia, las cifras del Atlas Escolar y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía y (Inegi) señalan que en promedio en la capital del país existen 18 escuelas por cada cantina. Pero si se compara la cantidad de cantinas por bibliotecas públicas, se obtiene que en la Ciudad de México hay tres cantinas por biblioteca.

Comentarios