Economía cotidiana 13/9/17

el

Presupuesto Federal 2017

Por Julio César Vega Olivares 

Cada año nos venden un presupuesto donde nos dicen que se va a recortar el gasto, pero resulta que el gobierno gasta mas, hacen recortes en el gasto pero sólo para hacer un cochinito y destinarlo al pago de la deuda, la cual alcanza una dimension que representa un enorme obstáculo al crecimiento y al desarrollo nacional y que ante la impotencia del pueblo de Mexico; desafortunadamente sigue en aumento.

Para empezar, en lugar de reducir el gasto total y que el gobierno se apretara el cinturón, el presupuesto 2018 es 8% mayor al de 2017, pues en 2017 se presupuestaron 4.83 billones de pesos, y en 2018 se están presupuestando 5.23 billones es decir como 400,000 millones de pesos  más y muchos programas tienen recortes, sólo como ejemplo el de fomento a la agricultura 715 millones menos, el de apoyo a pequeños productores se reduce en casi 15%, el fomento a la actividad pesquera y acuícola, se reduce 13%, esto sin considerar la inflación que ya va este año en 6.66% y creciendo.

Sin embargo la tijera entró pero no parejo, por ejemplo, si le autorizaron sus 25 mil millones de pesos al Instituto Nacional Electoral y al tribunal electoral le incrementaron 19%, la parte electoral esta muy consentida por algo sera y se destaca que el gobierno le dedica mas recursos al pago de la deuda que a la inversión física, el manejo de la  deuda costó en 2017 la friolera de 595,936 millones de pesos, en 2018 nos costará $698,170 millones de pesos $102,234 millones de pesos más, es decir un aumento del  17% a ver que dicen los diputados, aunque esos aprueban todo.

Pero además, existe otro problema que es la aplicación del gasto, pues según Leonardo Núñez Gonzáles Maestro en Administración y Políticas Públicas,del CIDE,  en su libro “Dónde quedó la bolita”, nos dice que gobierno gasta muy diferente a lo presupuestado es decir le vale lo aprobado por el congreso, pues tiene manga ancha para realizar lo que llama “adecuaciones presupuestarias” y puede por ejemplo mover dinero destinado para obras hacia gasto corriente o hacer subejercicios, dice la ley siempre y cuando permitan un mejor cumplimiento de sus objetivos y que cada 30 de abril se publica el análisis del ejercicio del presupuesto de egresos y Leonardo Núñez nos dice que sorprende la vaguedad con que el gobierno  justifica este ejercicio, que por ejemplo en 2015 la presidencia gasto 127% más de lo presupuestado en materiales y suministros y sólo dijeron “que se atendieron compromisos ineludibles e impostergables programados para apoyar actividades prioritarias”, los mismos senadores en 2014 cuando explican un incremento del 14.2% en pago de servicios dijeron que por la “creciente actividad legislativa” .

Pero lo peor tambien hay ampliaciones liquidas es decir pueden inyectar mas dinero inflacionario al presupuesto, que hacienda decide libremente, apoyando su decisión mediante un simple reglamento y el manual de normas presupuestarias, por ello; si sabemos cuanto se presupuesta; pero no cuanto y como se gastará, sin duda es urgente legislar para evitar el desvío legal de recursos federales y sujetar a un orden constitucional a la Secretaría de Hacienda que no respeta la ley presupuestaria aprobada por los diputados.

Comentarios