Economía Cotidiana 8/11/17

el

Ineficiencia o corrupción

Por Julio César Vega Olivares

Decía Francisco Rojas Gutiérrez exdirector de Pemex que la ineficiencia es una forma de corrupción y esto podríamos aplicarlo en relación a la ineficiencia de las instituciones del estado, como la cámara de Diputados, de la de Senadores, la Procuraduría General de la Republica, las Fiscalías Estatales, Pemex y sus Huachicoleros, la Secretaría de Gobernación, las de Seguridad Pública, todas son instituciones muy ineficientes.

Situación que se refleja en la multiplicación de los abusos contra la población, como la  violencia que se ha hecho cotidiana, derivada entre otros factores de  la parálisis de los Ministerios Públicos  y de los Tribunales, para resolver asuntos que  son muy importantes para el grueso de la población,  en una ineficiencia que podríamos suponer hasta amañada y por mencionar algunos casos,  el asunto Odebrecht; nada, asesinatos como los de Ayotzinapa a tres años; nada, las fosas  clandestinas; nada, los asesinatos de periodistas; nada ,  los casos de corrupción de los  gobernadores, asuntos que no avanzan parece esperando que cambie el clima político para exonerar a estos delincuentes.

Lo que nos lleva a concluir que los instrumentos del estado caminan de la mano de la corrupción, situación que se hace mas sensible ante la impunidad con que opera la delincuencia, aunque en apariencia parezca ineficiencia, cuando una investigación que debe tardar tres meses, tarda años, y no se ve para cuando, pues se puede pensar que los encargados de resolver,   estos casos parecen de asunto de ineficiencia cuando en realidad son actos de corrupción.

Un testimonio muy aleccionador que proporciona una idea de la manera en que operan los grupos delictivos  a sido  el caso del modelo  Coahuila derivado de un estudio presentado por la universidad de Austin Texas, denominado control sobre el estado de Coahuila,  que revela el mecanismo de la construcción de un infierno en ese estado con testimonios y confesiones de los grupos delictivos que relataron , como se apoderaron del control de este  estado mediante el terror, pues no basta asesinar a sangre fría, sino hacerlos de manera sangrienta, destazando a las victimas muchos de ellos inocentes, mujeres y niños, tal que resulten escenarios espeluznantes, que impacten a la sociedad y amedrenten.

El primer paso, arreglarse con  el gobernador dicen que con  los Moreira , para el caso de Coahuila y Fidel Herrera para Veracruz, seguramente Javier Duarte continuo con ese contrato, pues es un negocio sumamente lucrativo y también cooptar al de seguridad publica del estado,  luego  compraron a las autoridades directamente encargadas de combatirlos, las  policías de los tres niveles, a los presidentes municipales, cuerpos federales y a algunos del Ejército y Marina,  es decir se asociaron con ellos,  además del derecho de piso, secuestro, asesinatos,  y el control del narcotráfico,  también,  controlaban penales, y contratos en Pemex y CFE.

Cuánto cuesta la plaza; deben de ser muchos millones de pesos diarios, será acaso lo que pasa ahora en Veracruz, una repetición del modelo Coahuila  o el de sexenios anteriores, pero con diferente patrocinador,  no lo sabemos con certeza lo que si sabemos es que en nuestro estado la delincuencia anda impune por las calles y amenaza la seguridad de todos los ciudadanos sin que nadie haga nada   y cual es  la actitud de la autoridades y las policías compradas es muy clara y detectable pues se revela fácilmente, simplemente actúan “como si nada estuviera pasando”,  y nadie parece resultar responsable de la violencia, ni nadie encuentra a los que cobran derecho de piso, los gobernadores y presidentes municipales se hacen de la vista gorda y no se meten y llaman a otras instancias para responsabilizarlos y sacar el bulto, que luego sólo empeoran el asunto. Que dicen las policías, no tenemos armamento, no tenemos gentes capacitadas, se quejan de todo pero no resuelven y actúan como si todo estuviera muy bien, pues sin duda estos son actos de corrupción disfrazados de ineficiencias.

Ese es el modus operandi generalizado de la corrupción en el país incluyendo a nuestro estado, desafortunadamente.

Comentarios