De libros y otros chuchos 23/12/17

el

Tradiciones navideñas

Por Nancy Jácome

Hay muchas tradiciones navideñas algunas vienen de familia y otras las hacemos nosotros mientras esperamos que los adultos preparen la cena (cuando somos niños) y de alguna forma se convierten en un ritual en el que sino lo haces, no sientes que estas en navidad.

En mi caso eran las películas de Mi pequeño travieso con Macaulay Culkin, ese niño que cada navidad sus padres dejaban olvidado en la casa o perdían en el aeropuerto, en los últimos años es una tradición ver la película de Jimm Carrey del Grinch.

Pero este año no pongas play a la película tomate el tiempo de leer el cuento del que nace “Cómo el Grinch se robó la navidad”.

Esta palabra surgió en 1957, fue escrita por el Dr. Seuss en el cuento que se publicó en ese año. Un cuento que en el año 2000 se convirtió en película y llego a muchos niños y adultos mexicanos. Y tal vez es a través del séptimo arte que hemos conocido a este escritor para niños y no tanto por sus cuentos.

Al Grinch no lo describen, lo muestran dibujado y es una criatura peluda y amargada con un corazón "dos tallas menor" que vive en una cueva en lo alto de una montaña, al norte de Whoville, es decir de la Villa de los Quienes.

A quienes odia y les quiere quitar la navidad para que no la festejen. Finalmente se decide y se disfraza de Santa y así recorre casa por casa para robarse los regalos y la comida.

Al despertarse la ciudad al siguiente día, no encuentra regalos y el Grinch se encuentra muy feliz, hasta que escucha que el pueblo no está triste, está contento, está cantando. Porque el significado de la Navidad no está en los regalos y la comida.

Y aunque es un cuento muy corto, invita a una gran reflexión. La navidad es para disfrutar la convivencia entre la familia y recordar que es para recordar el nacimiento de Jesucristo en  la iglesia católica, la iglesia ortodoxa, la iglesia anglicana y en algunas comunidades protestantes.

Con tanta mercadotecnia se nos olvida, la verdadera celebración, aunque investigadores e historiadores piensan que Jesús nació en otro mes del año, la fecha designada ha sido el 25 de diciembre. Fecha en que cada cultura tenía una celebración diferente. Los romanos por ejemplo festejaban el  Nacimiento del Sol invicto, los germanos el nacimiento del Dios nórdico Frey, los Aztecas el advenimiento de Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra.

Tal vez no puedas enseñar a tus pequeños todo esto, pero podemos empezar a quitarle tanta mercadotecnia a la navidad comenzando a leer “Cómo el Grinch se robó la navidad” y como un pueblo fue feliz aún sin los regalos.  Y aunque puedes ponerles la película de Jim Carrey a tus hijos, tal vez se lleven un mejor recuerdo de ti, si te sientas con ellos un momento y les lees el cuento antes de dormir.

Nos vemos en la próxima columna. Y FELIZ NAVIDAD!

Comentarios