Bitácora del director

el

De la Madrid entra al quite

Por Pascal Beltrán Del Río

El hijo del Presidente al que le tocó el poco elogiado papel de desatar los nudos provocados por la llamada Docena Trágica (1970-1982) ha entrado en campaña.

El secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, no es candidato a nada. Sin embargo, el fin de semana puso a circular un video dirigido a jóvenes, que en los próximos días tomarán “una decisión fundamental” para el país y para su futuro.

El video en cuestión -México desarrollado, el país que queremos- seguro formará parte de la polémica de esta contienda electoral, en forma y fondo, pues no faltará quien lo interprete como un intento del actual gobierno de influir en los votantes rumbo a las elecciones federales y locales del domingo 1 de julio.

Si bien es cierto que el video -en sus versiones corta (2:47) y larga (5:05)- no presenta a De la Madrid como miembro del gabinete, la asociación del presentador con el presidente Enrique Peña Nieto será algo que ocurra naturalmente.

De por sí, el actual ambiente político está cargado de señalamientos que van desde la manipulación de las intenciones de voto de los trabajadores de más empresas hasta los preparativos de un supuesto fraude electoral.

En su exposición, De la Madrid -quien el año pasado estuvo mencionado entre los aspirantes presidenciales del PRI- hace una argumentación a favor de los logros de la economía abierta.

“A pesar de los enormes retos que tenemos en materia de desigualdad, pobreza, inseguridad y corrupción, México ha teñido grandes avances en los últimos años”,’ alega en el inicio del video.

“Entre 1980 y 2015, la escolaridad en México se duplicó. La esperanza de vida ha alcanzado los 77 años de edad. Somos la onceava economía del mundo y el treceavo exportador. Y somos ahora el sexto país más visitado del mundo”.

En una argumentación apoyada con gráficas, De la Madrid distingue que los “estados que más se han abierto al mundo son los que más han progresado” (Aguascalientes, Querétaro, Baja California Sur y Quintana Roo) y que los “estados que no han querido, no han podido, no han sabido o no los han dejado integrarse al mundo y diversificar sus economías son aquellos en los que observamos el mayor rezago en el país” (Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Campeche).

El secretario de Turismo habla de un “cambio de época” en la economía internacional, que abre “un mundo lleno de posibilidades y soluciones a nuestros problemas”.

Pero “para que en este nuevo mundo rinda frutos tu esfuerzo personal, requieres de un entorno favorable”.

México, agrega De la Madrid, “no puede ser un país cerrado, de espaldas al mundo, inestable, polarizado y dividido. En ese México no podrías prosperar, a pesar de tus enormes esfuerzos”.

Es claro que, a lo largo del video, el hijo del expresidente Miguel de la Madrid se dirige a los millones de jóvenes que, de acuerdo con algunas estimaciones, no han decidido su voto en las próximas elecciones.

“Escucho a jóvenes ilusionados por emprender sus propios negocios, otros por ser profesionales exitosos, todos preocupados por cuidadar el medio ambiente y deseosos de trabajar por sus comunidades y por su país; con profundos valores, que buscan una nación más solidaria, tolerante y respetuosa, más incluyente y honesta. Un país en el que trabajemos en equipo y a cada paso mostremos nuestro profundo amor a México”.

Agrega: “Los jóvenes como tú se merecen ese futuro y por eso debes contribuir a construirlo”.

El mensaje contribuye, sin duda, a la conceptualización de los comicios presidenciales que tendrán lugar en menos de cuatro semanas como un proceso plebiscitario.

Dice De la Madrid: “Si las condiciones son propicias, puedo visualizar una vida de prosperidad y felicidad. Pero si no lo son, lo lamento por ti. Ya le tocará a otras generaciones construir un mejor México. Quienes más tienen que decidir sobre el futuro son ustedes los jóvenes, quienes más futuro tienen por delante”.

El problema para los partidarios de las ideas de De la Madrid es no tener, de su lado, una única opción en las boletas. A estas alturas siguen siendo dos -estoy seguro de que tanto Ricardo Anaya como José Antonio Meade suscribirían el contenido del video- mientas que en el otro extremo sigue habiendo una sola: Andrés Manuel López Obrador.

Comentarios