Kiosko 17/6/19

el

El superdelegado, y su falsa sobrina a cargo del ISSSTE

Corresponsales de “El Universal”

Nos platican que el superdelegado del gobierno federal en Yucatán, Joaquín Díaz Mena, fue acusado de nepotismo por presuntamente colocar a Mariana Fernández Mena -su supuesta sobrina- como nueva subdirectora administrativa del Hospital Regional del ISSSTE. Sin embargo, nos explican, rápidamente el excandidato a la gubernatura por Morena salió a aclarar, a través de sus redes sociales, que no conoce a doña Mariana y que lo único que comparte con ella es el mismo apellido. El nombramiento -aseguró el funcionario federal- provino directamente de la capital del país y tiene que ver con los nuevos lineamientos de la institución, que atiende incluso a personas de Campeche y Quintana Roo. Por otro lado, nos mencionan, don Joaquín admitió que hay atrasos en la distribución de becas en Yucatán y en los pagos de adultos mayores, pero aun así, señaló, “la gente sabe de esos inconvenientes y de todas formas está feliz”. Menos mal, nos dicen, que la subdirectora no resultó ser pariente suya.

UNA RENUNCIA A CAMBIO DE AUXILIO

Desde Chilpancingo, Guerrero, nos cuentan que el alcalde Antonio Gaspar Beltrán (PRD) señaló que está dispuesto a dejarle la alcaldía a un morenista, si el presidente Andrés Manuel López Obrador decide apoyar a la capital guerrerense. La cuestión, nos explican, es que desde hace una semana don Gaspar no ha podido entrar a su oficina porque unos trabajadores tomaron el Palacio Municipal para exigir un aumento, a lo que se suman otros conflictos como la escasez de agua potable y la recolección de basura, así como una crisis financiera y de seguridad.

Aunque varios de estos obstáculos los heredó de la anterior administración, nos dicen que al perredista le han tundido duro, porque si bien había serios problemas, con su llegada al ayuntamiento todo sigue igual. ¿Tendrá respuesta de la Federación?

NI SEGURIDAD NI TOMA DE DECISIONES

El tema del mando de la Policía Metropolitana -la apuesta del gobierno de Jalisco para combatir la delincuencia en Guadalajara-, nos comentan, tiene confrontados al alcalde de la capital, Ismael del Toro (MC) y al titular de Seguridad estatal, Macedonio Tamez Guajardo. El problema, nos dicen, es que don Macedonio apuesta por un militar en retiro para dirigir el cuerpo de seguridad y públicamente lo ha dado casi como un hecho, mientras que don Ismael asegura que hasta ahora no hay ningún acuerdo y la decisión es facultad de los ediles de los diferentes municipios de la zona metropolitana. Si así sufren para ponerse de acuerdo con los ingredientes, nos señalan, cómo será a la hora de ponerse a cocinar.

A ELECCIÓN PERDIDA, MEMORIA ATROFIADA

Y a quien le falla la memoria, nos dicen, es al todavía alcalde de Tijuana, Baja California, Juan Manuel Gastélum Buenrostro (PAN), pues hace un par de años, como diputado federal, votó a favor de la reelección bajo el alegato de que de esta forma los funcionarios tendrían la oportunidad de ser evaluados, premiados o castigados por sus gobernados. No obstante, nos mencionan, tras perder las elecciones de hace un par de semanas, en las que buscaba reelegirse por tercera vez y obtuvo apenas 28 mil sufragios de los casi 359 mil que se emitieron, declaró a los medios que los resultados no dicen nada sobre su desempeño. ¡Qué tal!