Revisa COFEPRIS con éxito comercios

el

  • Buscan cumplimiento de protocolos sanitarios

 

REDACCIÓN

NARANJOS

Con la finalidad de que los establecimientos del Municipio de Naranjos-Amatlán cumplan con las normas sanitarias del ingreso a la Nueva Normalidad, personal de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), acompañados de funcionarios públicos del Ayuntamiento, recorrieron los establecimientos de la ciudad para verificar su implementación correcta. 

Después del operativo, el alcalde Víctor Román Jiménez Rodríguez mantuvo una reunión con los funcionarios de la dependencia a quienes manifestó que la reactivación comercial se realiza de manera gradual para evitar aglomeraciones, y se les recomienda el uso de cubre bocas, gel antibacterial y sanitizante de calzado para poder atender a sus clientes.

Destacó que parte del éxito de la reactivación económica dependerá en gran medida de la participación, conciencia y responsabilidad de la ciudadanía, por lo que las personas que acudan a los comercios como los mismos propietarios, tendrán que asumir la responsabilidad de cuidar su salud y al mismo tiempo la de sus consumidores.

“Si bien se estará en constante supervisión para que los establecimientos cumplan con los protocolos sanitarios, también es responsabilidad de cada uno de nosotros el acudir a ellos con todas las medidas necesarias para ingresar a estos sitios y así nos puedan atender. Se les invita a salir única y exclusivamente para lo meramente necesario”, expresó Jiménez Rodríguez.

Dijo comenzar con la reactivación económica no significa que la pandemia se superó, sino que representa cierta movilidad limitada conocida hoy como “Nueva Normalidad”, acatando todas las reglas antes mencionadas, pues tal como lo han manifestado las autoridades federales es un virus que llegó para quedarse. 

El mandatario municipal destacó que la Nueva Normalidad contempla estrategias conjuntas con el gobierno estatal y federal, para que la actividad de la economía local se reestablezca de manera paulatina, sin dejar de lado las medidas sanitarias para combatir el COVID-19, y reforzar las tareas de vigilancia sanitaria.