No bajemos la guardia contra el COVID-19

el

*Es el llamado del alcalde a la ciudadanía

REDACCIÓN

Naranjos

Más vale prevenir que lamentar, podría ser una frase muy recurrente, no obstante, ante una pandemia de grandes magnitudes como la que atraviesa el mundo, tenemos que tener en cuenta la prevención, comentó Víctor Román Jiménez Ramírez, alcalde del Municipio de Naranjos- Amatlán.

Comentó que a nivel nacional los números crecen y la primera responsabilidad de los contagios dependen del desinterés de las personas desde su cuidado personal hasta evitar las normas estipuladas por la Secretaría de Salud a nivel federal y estatal, para la movilidad en espacios abiertos y cerrados.

Jiménez Rodríguez mencionó que hasta el momento las autoridades federales, responsables de llevar el control y registro de los casos de la pandemia, reporta hasta el momento un total de 98 mil 542 defunciones en todo el país, 122 mil 177 total de casos sospechosos, 47 mil 009 casos activos estimados y un porcentaje de 74.5 por ciento de personas recuperadas.

El munícipe exhortó a los ciudadanos a que no relajen las medidas de seguridad sanitaria, entre ellas las más básicas como: lavado constante de manos, sana distancia, gel antimaterial, el uso indispensable del cubrebocas; procurar el estornudo de etiqueta, uso de tapetes sanitizantes; recomendaciones importantes en casa y establecimientos.

La primera autoridad recordó que el COVID-19 se transmite de persona a persona en pláticas durante el intercambio de diálogo y sin cubrebocas, debido a la expulsión de gotículas; así como en saludos o bien a través del toque de superficies u objetos infectados y llevarse las manos a la boca, nariz u ojos.

Todos los sectores sociales del municipio deben tomarse en serio estas recomendaciones. El virus es un agente rápidamente transmisible, lo que crea una cadena de contagios que puede terminar en síntomas que no se manifiestan, mientras que hay quienes los padecen leves, medio o grave; y según estudios, existen organismos que pueden resistir o no la letalidad del virus.