Falta educación en cuidado del ambiente

el

*El tema, ausente en agendas de gobierno y reclamos populares

REDACCIÓN

Naranjos

De nada sirve procurar una salud óptima sino no nos esforzamos en el cuidado del medio ambiente en la ciudad o la comunidad en la que habitamos, mencionó Víctor Román Jiménez Rodríguez, Alcalde del Municipio de Naranjos-Amatlán, luego de hacer un recorrido por algunas zonas recreativas de la municipalidad.

Precisó que el ser humano se preocupa por todo, hasta por los mínimos detalles de cosas irrelevantes; y se olvida que también depende de la naturaleza una buena calidad de vida, que, aunque no es el único factor, es uno de los más importantes porque representa el entorno en el que las personas pasan la mayor parte del tiempo de sus vidas.

La primera autoridad mencionó que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), sostiene en un estudio, que si una nueva generación de humanos, a quienes se les haga consciencia sobre la importancia del medio ambiente desde la parte educativa, de kínder hasta su carrera profesional, sería posible revertir la forma indiferente de la humanidad sobre el medio ambiente.

“Muchos de los problemas se aliviarían sustantivamente si la población tuviese acceso a una educación profunda sobre el tema de la naturaleza, del medio ambiente y del desarrollo sostenible. Me refiero a un cambio en las prioridades de la educación para todo el conjunto de la población”, precisó Jiménez Rodríguez.

Explicó que resulta muy difícil recuperar los daños hechos por el hombre al medio ambiente y a la biodiversidad, aunque que existen soluciones de fondo, de mediano y largo plazo para que estos sitios y espacios -que aún permanecen vivos- se puedan mejorar y preservar para las generaciones futuras.

El munícipe dijo que se trata de una responsabilidad compartida entre ciudadanos y autoridades el poder emprender acciones conjuntas para la recuperación paulatina del medio ambiente, que por lo general son sueños para algunos, porque muchas de las autoridades no lo toman en cuenta en sus agendas ni los ciudadanos dentro de sus reclamos sociales