Acoso cibernético a mujeres en aumento

el

  • Más del 80 por ciento de las mexicanas se sienten inseguras en las calles

Agencias

Naranjos

La violencia de género en contra de las mujeres no se limita al aspecto físico y psicológico como ocurría en el pasado reciente, ahora se le tiene que sumar otra variante que se revela como parte de un peligro constante porque tiene un alcance ilimitado, explicó Víctor Román Jiménez Rodríguez, alcalde del Municipio de Naranjos Amatlán.

Dijo que no solamente en cuerpo y alma son atormentadas las féminas de manera constante, también sufren el acoso a través de las redes sociales, al ser las ventanas por donde los agresores pueden ingresar a su información personal al hacerse pasar como otras personas para ganarse su confianza para luego engañarlas, exhibirlas o en su caso acordar encuentros con malas intenciones.

“Tal parece que la violencia de género va incrementándose en México en esta vertiente del anonimato, la carencia de legislación y de estadísticas oficiales reales, permiten que las agresiones sigan afectando a más de 9 millones de mexicanas que han vivido ciberacoso en México, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Jiménez Rodríguez destacó que los últimos datos de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), indican que más del 80 por ciento de las mexicanas se sienten inseguras en las calles, siendo éste el nivel más alto en 18 ediciones de la encuesta; cifras que se trasladan al plano «ciber», en el que mujeres llegan hasta la autocensura tras denunciar violencia de género.

El munícipe destacó que las mujeres de todas las edades, sobre todo niñas, adolescentes y jóvenes deben tener mucha precaución con el uso y manejo del internet. Muchas veces los padres no saben con quién platican sus hijas y si son o no personas de sus mismas edades, al saberse que los impostores, y personas con malas intenciones están a la orden del día.

Dijo que el internet es una herramienta de comunicación, conocimiento y entretenimiento si es bien utilizada; aunque llamó a los padres de familia a estar atentos de cualquier actitud extraña de sus hijos, así como del tiempo que le dedican a estar en línea. Hizo hincapié a que ninguna prohibición es buena como tampoco violentar la privacidad de sus hijos, “lo que se debe privilegiar es el diálogo y la confianza”.