16 de Abril de 2021
Director Editorial Lic. Rafael Melendez | Director General - Dr. Rubén Pabello Rojas

Fraudes bancarios

*Estafas a ciudadanos tuxpeños se han dado desde cantidades desde los 10 MP hasta más de 200 MP

Tere Blasco

Tuxpan

En los últimos meses se han disparado los fraudes y estafas vía telefónica, afectando a decenas de ciudadanos tuxpeños, quienes obtienen poca o nula información respecto a cómo actuar y a qué instancias dirigirse para recibir ayuda, con la esperanza de recuperar su dinero.

De primera instancia las víctimas acuden a sus instituciones bancarias, en donde nada se resuelve en cuanto al dinero robado, y lo único que se hace de entrada es el bloqueo y cancelación de tarjeta, posterior a ello inicia el calvario, buscan interponer denuncia ante la Fiscalía, y en la mayoría de los casos son enviados a poner su queja en la CONDUSEF, informando que es la instancia indicada por el tipo de delito.

Una vez en dicha instancia se les pide presentar últimos movimientos bancarios, y el número del que les llamaron para cometer el fraude.

Las víctimas de estos delitos han explicado y coincidido en que a la llamada que respondieron era registrada como si fuera de su institución bancaria, por lo que no dudaron en corroborar los datos que les preguntaban, pues sus interlocutores contaban con suficiente información, por lo que resultaba creíble todo.

Las estafas a ciudadanos tuxpeños se han dado desde cantidades como los 10 mil pesos y hasta más de los 200 mil, de acuerdo a instancias a las que se ha acudido erróneamente, sin embargo, se les ha brindado la asesoría.

Cabe señalar que además de estas estafas con llamadas, también se presenta la clonación de tarjetas y en ninguno de los dos casos los bancos ayudan a sus cuentahabientes, por lo que el único llamado es a no brindar ningún tipo de dato bancario por ningún motivo, y en el caso de las clonaciones solo se les ha recomendado asegurar sus tarjetas.

Los estafadores siguen operando cada día afectando a miles de personas, y en Tuxpan sus habitantes no han sido la excepción.


Lo último en el Heraldo