16 de Mayo de 2021
Director Editorial Lic. Rafael Melendez | Director General - Dr. Rubén Pabello Rojas

Inédita celebración de Semana Santa

*Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, actos vigentes en medio de la pandemia por Covid-19

Liz Martínez

Tuxpan

Con total responsabilidad se permitió una cifra limitada para formar parte de las actividades religiosas de la Semana Santa este año en los diversos recintos religiosos católicos, donde a comparación de otras ocasiones, la cantidad sí fue mínima, ya que, en cada uno de los actos religiosos durante la Semana Mayor era común contar con la participación de dos mil en algunos y en otros hasta cinco mil feligreses, desde el Domingo de Ramos Santo el de Pascua.

Por lo tanto, los laicos acudieron a las celebraciones para estar presentes en la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, sin que hubiera algún incidente, el miércoles la misa Crismal no recibió fieles y para el Jueves Santo, en la última cena del Señor, se hizo el lavatorio de pies.

Este 2021 se suspendió, por segundo año el viacrucis viviente, después de ocho años continuos, ya que al estar vigente la pandemia esta ocasión tampoco se pudo personificar y solamente algunos de los integrantes de la grey católica tanto de la capilla “San Pedro el Pescador” de La Mata como de la parroquia “María Auxiliadora” de la Barra Norte, únicamente oraron al interior del templo durante el Viernes Santo estableciendo ahí mismo la estaciones.

El Obispo Juan Navarro Castellanos presidió las actividades realizadas en la Catedral “Nuestra Señora de la Asunción” en el que también se tuvo el Viacrucis con participación activa a través de redes sociales, donde encomendaron oraciones de las estaciones en general, además que en el Viernes Santo por la noche se estableció el Rosario del pésame a la Virgen, el Sábado de vigilia pascual, donde se permanece en ayuno y hace oración frente al sepulcro del señor, día en que se bendice el fuego y el agua, y culminó la Semana Mayor con el domingo con la resurrección del Señor.

Finalmente, Monseñor Navarro Castellanos indicó que la Resurrección de Jesucristo es el misterio más importante de la fe cristiana “en la Resurrección del Señor está el centro de nuestra fe cristiana y de nuestra salvación.  Por eso, la celebración de la fiesta de la Resurrección es la más grande del Año Litúrgico, pues si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe... y también nuestra esperanza”, puntualizó.


Lo último en el Heraldo