Cambios drásticos en economía

el

* Inversiones productivas y de empresas por todo el mundo buscan abaratar costos y elevar las tasas de ganancia: Antorchistas

Liz Martínez

Tuxpan

Debido al panorama de crisis que se está avecinando con la pandemia de estos días, integrantes del Movimiento Antorchista consideran que habrá cambios considerables en los modelos económicos, por lo que su líder nacional, Aquiles Córdova Morán, hizo una amplia evaluación con la que están de acuerdo todos los integrantes, afirmó Diego Muñoz Iturbide, de la estructura estatal de dicha organización.

Explicaron que hay quienes pretenden culpar a la globalización, es decir, a la dispersión de inversiones productivas y de empresas por todo el mundo en busca de abaratar costos y elevar las tasas de ganancia, así como a la forma de comercio mundial que esto ha generado, por la rápida e incontenible propagación del coronavirus.

Ante esas conclusiones, no están de acuerdo los Antorchistas, porque afirman que la interdependencia total de naciones y de los seres humanos obedece a causas y necesidades más permanentes y profundas que la simple persecución de la máxima ganancia y el desmedido afán de lucro.

En consecuencia, sugieren, esa mundialización de la vida se habría producido con o sin globalización “pero lo que sí me parece obvio e irrecusable es la absoluta nulidad de la globalización frente a la propagación de la pandemia y frente a sus desastrosas consecuencias, muchas de las cuales todavía están por venir”, indicó el dirigente.

Sin embargo, consideran que tampoco hay duda, tal como lo evidencia la pandemia y la respuesta diferenciada de los líderes mundiales, que la única y verdadera salida para la humanidad, frente a todos sus problemas y todos los riesgos, presentes y futuros y de la dimensión que sean, es la desaparición de los estados nacionales y de los nacionalismos estrechos a el conexos.

De esta forman concluyen que habrá sustitución de todo por un solo estado y un solo gobierno mundiales, que se encarguen de planear y ejecutar la explotación óptima y racional de todos los recursos, climas y suelos del planeta, de producir con ellos toda la riqueza que sea posible y repartirla equitativamente entre todos los seres humanos, guardando tanta parte de ella como sea necesario para resolver los retos y problemas que, por su propia naturaleza, rebasan al individuo.