Rechazo total al aborto

el

*Para la Iglesia Católica la vida es sagrada, se debe valorar y respetar

Liz Martínez

Tuxpan

Debido a que en los últimos días cobró fuerza la despenalización del aborto, nuevamente se hizo de manifiesto que la Iglesia Católica está en total desacuerdo de esta práctica, especialmente, de que se legalice, por lo que desde años atrás se participó en marchas que defienden el derecho a vivir y hoy más que nunca, en medio de una situación emergente por la pandemia, afirmó el Obispo Juan Navarro Castellanos, quien dijo es fundamental replantear la concientización asumiendo responsablemente el tema.

“Nosotros tenemos mucha claridad en cuanto al valor de la vida es un valor fundamental, es un valor con el que no se debe negociar, porque la vida es sagrada es el primer valor, lo que más debemos cuidar”, recordó el jerarca sobre la postura de la Diócesis de Tuxpan, a favor de los que no tienen ni voz ni voto en el vientre de la madre y que en circunstancias en las que el niño no está bien formado han sucedido casos en los que el bebé nace bien y no es  justificable el aborto, ni siquiera en las violaciones, porque puede ser dado en adopción.

También indicó que la Universidad Pontificia estuvo verificando el tema,  ya que “la coyuntura social marcada por la contingencia sanitaria del Covid-19 y la inestabilidad económica que el cese de actividades ha provocado, en la Suprema Corte de Justicia se discutiría el proyecto presentado a la Primera Sala por el ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, mediante el que se pretende deslindar de sanción penal a quienes participen en una interrupción del embarazo durante el período previo al fetal. En concreto, con la propuesta se determinaría si era necesario reformar el Código Penal de Estado de Veracruz por ser “discriminatorio”, ya que contempla el delito de aborto en cualquier etapa del embarazo”.

Afortunadamente la situación no fue la que se esperaba y ante las presiones recibidas se desechó el proyecto de aborto del ministro evitando que fuera una ley y al mismo tiempo, Monseñor Navarro Castellanos reflexionó que, en la práctica, en la vida cotidiana, hay muchas implicaciones en las relaciones sociales, aunque desde el punto de vista de la fe católica el aborto se considera un asesinato y esa es la postura de la iglesia. Sin embargo, la cuestión legal tiene flexibilidad y hay quienes lo defienden como un derecho de la mujer.

Argumentó que debe haber lugar comprensión hacia las personas y sobre el juicio moral que se pueda hacer de la conducta de alguien se deben tomar encuentra algunas circunstancias como el hecho de haber sido presionada para realizar el aborto, si no tuvo un ambiente positivo en la familia, y, no obstante, también se debe considerar que los embarazos no deseados tienen que ver con el ambiente “tan relajado que hay en nuestra sociedad”, porque no se debe defender una moral a “ultranza” pero sí entender que se deben tener valores y cuidar aspectos fundamentales en la vida de cada quien así como en la familia.

Reiteró que la iglesia recuerda que la vida es sagrada y se debe valorar, respetar, además que el niño ya tiene derechos tanto como las madres o cualquier persona, un “no nacido” ya está formándose en el seno de su madre.