13 de Agosto de 2022

Crece la violencia vicaria

  • Siguen impunes 8 de cada 10 denuncias; la clasificación de este tipo es relativamente reciente en el país

AGENCIAS

MÈXICO

El asesinato de las mujeres que se atreven a denunciar violencia familiar es más común de lo que parece. Se enfrentan al recrudecimiento de las agresiones de sus parejas, al repudio de la familia y a la constante indiferencia y revictimización del sistema de justicia, explican  familiares cercanos a una mujer víctima de violencia familiar, y que ya separada de su agresor sigue sufriendo hostigamiento ahora judicial.

Los denunciantes ponen como ejemplo los casos de decenas de mujeres, quienes, aún cuando existían denuncias previas en contra de sus exparejas, fueron ignoradas por  fiscales y jueces, lo cual propició que fueran asesinadas.

En este contexto, es importante resaltar que en México siguen impunes 8 de cada 10 denuncias por violencia de género.

Los denunciantes ponen como ejemplo de cómo revictimiza el sistema de justicia a las mujeres, lo que ocurrió el pasado 19 de abril durante el desarrollo de una audiencia por violencia intrafamiliar en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, cuando la jueza María del Carmen Mora Brito revictimizó a su familiar, que lloraba por el miedo a su ex-esposo Luis Eduardo “N”, que estaba  presente en la sala, exigiendo la jueza que se calmara porque “me distrae mucho”, pidiendo un receso de tiempo indefinido, dejando a denunciadora y agresor cara a cara.

Andrea Angil González, cofundadora del Frente Nacional Contra Violencia Vicaria, señaló que la clasificación de este tipo de violencia es relativamente reciente en el país, y suele darse por un cúmulo de violencias anteriores, ya sean física, psicológica, económica o patrimonial. En la escala de la violencia, la vicaria es considerada como la penúltima, siendo las últimas el feminicidio, la inducción al suicidio y, en los casos más graves, el infanticidio.

Como en el caso del citado Luis Eduardo “N”, quien ha sido denunciado por violencia familiar con el expediente CI-FCH/CUH-2/UI-1S/D/03791/052019, y que se ha valido de su familia para asediar y hostigar legal y judicialmente al entorno personal y cercano de su ex esposa, a quien le ha fabricado tres presuntos delitos, a través de igual número de denuncias que la propia hermana de Luis Eduardo “N”, Sonia Haydee Vargas Torres, ha pretendido radicar ante  la Fiscalía General de Justicia de la CDMX.

Es importante enfatizar que una persona agresora como Luis Eduardo “N”, han utilizado  influencias y recovecos del sistema de procuración y administración de justicia para seguir acosando y hostigando a su ex esposa, a quien ha denunciado ante la Fiscalía de la CDMX, acusándola de maltrato infantil, ya que ella tiene la custodia de la hija de ambos.

Como le sucede a miles de mujeres, estas contra demandas son una forma de materializar el hostigamiento y la agresión, en este caso en contra de una de tantas víctimas cuya identidad se mantiene bajo reserva por razones de seguridad.

Esta forma de hostigamiento también se engloba dentro del término de la “violencia vicaria”, que incluye la económica, ya que Luis Eduardo “N”, para no dar pensión, de declaró desempleado y luego con empleo, en documentos firmados por su padre C.P. Jesús Vargas Villavicencio, titular de la empresa familiar FOREVERLINE S.A. de C.V.

Casos como éste ponen al descubierto cómo las fisuras legales existentes en la procuración y administración de justicia son utilizadas por parte de los agresores, como una poderosa arma para disuadir a las mujeres de mantener las denuncias y procedimientos iniciados en su contra por los que en algún momento fueron sus parejas.

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ministro Arturo Saldívar hizo un llamado este 27 de junio a detener las agresiones a las mujeres ya que como se evidencia en este estudio de caso, la  sociedad no puede permitir que se sigan cometiendo los abusos, por lo que hacer visibles casos como el que se narró en estas líneas y poner especial atención debiera ser el camino para que ninguna mujer tenga que vivirlo.


Lo último en el Heraldo