23 de Febrero de 2024

 

10a

 

La historia de la jirafa Benito ha impactado en las redes. Todos han hablado de él en las últimas semanas y cómo no, si estamos ávidos de historias que sean buenas, nos urge alejarnos del drama y las malas noticias. Definitivamente esta noticia más que clasificarla como una cortina de humo como tal, creo que llegó sin esperarla y nos dio el remanso de bondad que todos necesitamos. Aunque si la analizamos con mucha objetividad, no podemos dejar atrás que, como especie, seguimos dándole en la torre a la pobre naturaleza. Mira que seguir queriendo tener animales de este tipo en cautiverio. La gran pregunta que me salta es dónde está la ley y que se está haciendo al respecto en temas de este tipo (por si hay que crear y modificar) para que esto no siga pasando.

La historia de Benito se remonta a su primera casa en el zoológico Fiesta Zafari,(si con Z) ubicado en Culiacán, Sinaloa, donde fue donado al Parque Central de Ciudad Juárez, en Chihuahua, con la intención de que los ciudadanos, no extrañaran a la Jirafa Modesto, que había vivido ahí y que había muerto de un infarto. Si nos detenemos ahí, podemos darnos cuenta como siempre creemos que los animales son objetos que están para cubrir nuestras necesidades superficiales, mira que reponer una jirafa con otra, solo para que los ciudadanos no extrañen, sin pensar en consecuencias. El traslado que se hizo de Sinaloa a Chihuahua no tiene antecedentes ni siquiera en papel. Lo hicieron en pésimas condiciones. Se podrá imaginar que transportar a una Jirafa no es fácil. Pues le cuento, por si no lo ha visto, que lo hicieron en una pequeña camioneta mal acondicionada, destartalada, oxidada (puede buscar las fotos en internet), y así llegó el pobre Benito en mayo de 2023, a Juárez. A un predio que desde 1994, alberga animales en muy malas condiciones y en Juárez, fue que a través de un concurso infantil le encontraron el nombre y fue bautizado como Benito.

Gracias a que un comité de animalistas se preocupó por las pésimas condiciones en que la Jirafa se encontraba es que se logró a través de la ley, hacer el cambio de vida para este animal, que sufría en un terreno sin árboles máximas temperaturas.

Benito llego a Puebla y sí, el nuevo recinto está intentando darle todas las condiciones para que mejore su vida (cosa que me parece respetable), obvio han hecho una gran campaña publicitaria al respecto y esto le traerá muuuuchos visitantes a su parque y eso se traduce en dinero (cosa que no me parece ya tan respetable) pero debemos ser realistas, los humanos siempre buscan su conveniencia.

Claro, ha hasta nos contaron que Benito (que por primera vez ha podido ver animales de su propia especie) ya ha encontrado novia, pues tuvo la voluntad de acercarse a una Jirafa hembra de su edad y tamaño que lo ha aceptado como compañía, y ya sabe usted que ha todo hay que sacarle partido y buscar el click y la remuneración, se ha novelado la historia como un encuentro de amor.

Ojalá, Benito realmente este mejor, ojalá los animales del mundo no tuvieran que pasar por estos abusos. Ojalá fuéramos un poco más nobles y humildes y entendiéramos que deben estar en su hábitat y que no somos nadie para querer ejercer poder sobre ellos. Ojalá, Benito goce de buena salud y sea feliz.